No te preocupes por un mundo mejor, ocúpate de hacerlo realidad

Estimados lectores, soy Francisco Telémaco Talavera Siles, originario de Jinotega, un maravilloso departamento del norte de Nicaragua, con una gran diversidad y riqueza geográfica, biológica y cultural, donde se produce uno de los mejores cafés de mundo, y otros rubros de gran importancia para la economía y seguridad alimentaria de Nicaragua. Y hoy en la fase de recuperación, producto de una etapa muy dura de tratamientos por mi problema de salud y después de muchas reflexiones en esta etapa difícil de mi vida, he decidido crear mi propio blog www.telemacotalavera.com y aprovechar el tiempo de la mejor manera posible.

Mi deseo es compartir con ustedes, las lecciones de vida, experiencias y aprendizajes que he tenido como ser humano, como estudiante, como dirigente estudiantil, como docente universitario, como rector de la Universidad Nacional Agraria, como presidente del Consejo Nacional de Universidades, presidente del Consejo Superior Universitario Centroamericano, presidente del Consejo Universitario Iberoamericano, ministro asesor del Presidente de la República y vocero de la Comisión del Gran Canal Interoceánico, y sobre todo, los aprendizajes y experiencias que he tenido a nivel nacional, regional e internacional sobre educación, ciencia, tecnología, innovación y emprendimiento.

Antes de continuar, creo necesario aclarar que lo que compartiré aquí, no pretende ser la verdad absoluta. No, solamente es mi visión y no duden que cuando sea necesario y encuentre pertinente que una información sea debidamente referenciada, lo haré. Quizás ustedes se pregunten, ¿qué pretende Telémaco Talavera con este blog? Yo mismo les doy la respuesta: “seguir contribuyendo al desarrollo humano y aportar al debate sobre temas, a mi criterio ineludibles para la construcción de un mundo mejor, más humano y más sostenible”.

Desde ya, expreso mi total y absoluto respeto a quienes discrepen parcial o totalmente con mis ideas, porque como dijo Evelyn Beatrice Hall, la biógrafa oficial de Voltaire cuando terminó de escribir el libro Los amigos de Voltaire en 1906, “podré estar en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo".

Ninguna persona que se cruza en nuestros caminos es por pura casualidad, el secreto está en identificar que enseñanza nos dejó y por eso agradezco a quienes han estado en desacuerdo conmigo, porque sin pensarlo y algunas veces sin quererlo, también me han ayudado a crecer y mejorar. Mi respeto también para ellos, porque han contribuido a moldear mi carácter y mi forma de ver la vida.

Estoy convencido que nadie es dueño de la verdad absoluta, creer lo contrario sería falsedad y arrogancia. La verdad es relativa. Lo importante es que tengamos la capacidad de unir los vigores dispersos, a como escribió el gran poeta nicaragüense Rubén Darío en su poema Salutación al Optimista cuando dijo "...Únanse, brillen, secúndense tantos vigores dispersos...". Otro poeta, el español Antonio Machado dijo otra gran verdad en su poema Caminante, no hay camino: "...Caminante, no hay camino, se hace camino al andar".

El éxito y el triunfo no son necesariamente para quien nunca se cae Cada día comprendo mejor que el éxito y el triunfo no son necesariamente para quien nunca se cae, sino para quien aun cayéndose "n" veces es capaz de levantarse "n+1" veces y seguir siempre adelante.

Entre más duras y adversas sean las condiciones que se nos presenten, mayor tiene que ser la fe, el optimismo y la determinación para no claudicar y seguir adelante teniendo presente además que cuando más cansados estamos es cuando más cerca estamos de llegar a la meta y que el acero y el hierro para tener la elevada resistencia que tienen y ser de gran valor y utilidad, son fundidos a elevadas temperaturas.

Todos esperamos obtener los mayores y mejores resultados de nuestra labor, cualquiera que esta sea, pero a como lo dijo Mahatma Gandhi: “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”.

Creo firmemente en que todos tenemos algo o mucho que aportar, indistintamente del color de nuestra piel, raza, religión, ideología, condición económica y posición social. Desde cualquier punto geográfico del planeta donde nos encontremos, ya sea en el campo o en la ciudad, todos podemos aportar para construir un mundo mejor, en el que seamos actores y no instrumentos del futuro y por eso he titulado mi primera entrada “No te preocupes por un mundo mejor, ocúpate de hacerlo realidad”. En este contexto es importante recordar lo expresado por la poeta chilena Gabriela Mistral: “Donde haya un árbol que plantar, plántalo. Allá donde haya un error que enmendar, enmiéndalo. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú.”

Les comparto las premisas que serán la columna vertebral de mi blog:

1. Es ineludible trabajar por una profunda transformación de la educación para la emancipación y el desarrollo.

2. Se debe promover la ciencia con conciencia, a como lo expresó sabiamente el Papa Juan Pablo II.

3. Se debe impulsar la tecnología, innovación y emprendimiento, en relación sinérgica con los saberes ancestrales, como motor del cambio.

No me puedo despedir de la primera entrada de este blog, que será semanal; sin aprovechar el espacio para saludar y agradecer a todas las personas de Nicaragua y de diferentes partes del mundo con quienes he tenido el gusto y privilegio de interactuar y compartir, a quienes en diferentes momentos o circunstancias me han dado su mano, desde las personas más sencillas, las menos preparadas académicamente, hasta las personas con más alta preparación, puesto o condición, de todos he aprendido mucho, a todos les valoro y respeto mucho.

Y por último, pero no por eso menos importante, deseo expresar de corazón el agradecimiento a mi familia por el amor, comprensión y apoyo que de forma incondicional me han brindado toda la vida y sin el cual no hubiera podido avanzar y superar las adversidades que la vida presenta.

Respeto, tolerancia, orgullo y humildad, unidad en la diversidad; por el bien común, la convivencia y la paz. Su servidor y amigo,

Francisco Telémaco Talavera Siles. Uppsala, Suecia.