¡Las contradicciones y retos de la humanidad!

 

La educación, la ciencia, la tecnología, la innovación y el emprendimiento en sinérgica relación con los saberes ancestrales, son fundamentales para transformar la sociedad actual en una sociedad más justa, más equitativa, más solidaria, más próspera y más sostenible, por ello no podemos analizar estos ejes sin describir aunque sea de forma general el contexto de donde se derivan los grandes retos y desafíos de la humanidad.

En el mundo existen actualmente grandes contradicciones:

1) Por un lado los avances inimaginables, vertiginosos y exponenciales de la ciencia y la tecnología (biotecnología, nanotecnología, infotecnología, cognotecnología, ciencia espacial, robótica), y la acumulación de la riqueza del mundo en pocas manos.

2) Por otro lado millones de personas padecen de pobreza y extrema pobreza, hambre, desnutrición o mal nutrición, racismo, xenofobia, inseguridad de todo tipo, violencia en sus diversas expresiones, niveles y consecuencias; todo estas son, entre otras, causas de las migraciones, además del terrorismo, injusticia, corrupción, inequidad y desigualdad, etc., que prevalecen en el mundo. Esto inclusive en los países llamados desarrollados, aunque en menor grado que en los países llamados subdesarrollados o del tercer mundo.

Según el informe anual 2020 sobre la desigualdad global presentado por Oxfam Intermón en ocasión de la 50ª Edición del Foro Económico Mundial. conocido como Foro de Davos, realizado entre el 21 y 24 de enero 2020, en Davos Klosters, Suiza:

1) El 1% de la población posee más del doble de riqueza que 6,900 millones de personas, 1A) Casi la mitad de la humanidad vive con menos de 5.50 dólares al día,

2) Tan sólo 4 centavos de cada dólar recaudado se obtienen a través de impuestos sobre la riqueza, 2A) Los súper ricos eluden hasta el 30% de sus obligaciones fiscales,

3) En la actualidad, hay 258 millones de niños y niñas sin escolarizar: uno de cada cinco 3A) Por cada 100 niños que están sin escolarizar, hay 121 niñas a las que se les priva el derecho a la educación,

4) Cada día, 10,000 personas pierden la vida por no poder costearse la atención médica, 4A) Cada año, 100 millones de personas se ven arrastradas a la pobreza extrema por los gastos médicos que deben afrontar;

5) Los 22 hombres más ricos del mundo tienen más riqueza que todas las mujeres de África, 5A) El trabajo de cuidados ejercido por mujeres equivale a 10,8 billones de dólares anuales en la economía mundial.

De acuerdo con el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) de 2019 presentado por la ONU el 11 de julio 2019 en Nueva York, alrededor de 1,300 millones de personas en el mundo viven en situación de pobreza multidimensional. La mitad de personas en pobreza en el mundo son menores de 18 años y una tercera parte menores de 10 años. Según el mismo informe, uno de cada seis adultos son multidimensionalmente pobres y uno de cada tres niños; también menciona que las diferencias entre las zonas rurales y urbanas es también muy grande ya que 1,100 millones de personas viven en situación de pobreza multidimensional en zonas rurales, mientras que 201 millones en ciudades.

En este sentido, el expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en su discurso de despedida el 10 de enero de 2017 en Chicago dijo: “Pero la cruda desigualdad también es corrosiva para nuestros principios democráticos. Mientras que el uno por ciento superior ha amasado una parte mayor de la riqueza y los ingresos, muchas familias, en el interior de las ciudades y condados rurales, han quedado atrás…” , Y según ACNUR prevalecen diferentes tipos de desigualdad: desigualdad social, económica, educativa, de género y legal.

A esto hay que sumar además:

- El cambio climático que afecta a la humanidad entera y más aún después que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2019, realizada en Madrid (COP25) no obtuviera resultados alentadores para cumplir el Acuerdo de París en la COP21.

- Las cruentas guerras fundadas en su mayoría en falsos argumentos, pero que en la realidad muchas de ellas son para apropiarse de los recursos naturales y para generar enormes e inhumanas ganancias a la industria militar.

- El terrorismo.

- El narcotráfico y crimen organizado.

- La proliferación de armas nucleares que mantienen amenazadas a millones de personas y al planeta entero.

Todos los anteriores son también males que carcomen al mundo.

A la misma vez, en el mundo actual la internet y las redes sociales son una fuente casi ilimitada de conocimientos e información de gran utilidad para todos los ámbitos de la vida, cuyo acceso y uso adecuado son imprescindibles para mejorar la cobertura, calidad, pertinencia y eficiencia de la educación y la calidad de vida de las personas; pero también pueden ser una fuente peligrosa de antivalores a los que están expuestas las personas de todas las edades, principalmente los niños y niñas, siendo utilizadas también “muy eficientemente” para la guerra, para promover odio y violencia, el terrorismo, narcotráfico, crimen organizado, para hacer estafas ya no sólo reales, sino también ciberestafas y cometer múltiples y diversos ciberdelitos.

Asimismo, afectan al mundo la promoción del consumismo desenfrenado, irracional e insostenible y la tendencia homogeneizante en el mundo, que es contraria a la necesaria diversidad y a la naturaleza y esencia multiétnica y pluricultural de la humanidad.

Las crisis y conflictos en el mundo están relacionados con la lucha por el poder económico, político e incluso por razones de credo o religión.

Basados en lo anterior, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030, aprobados y suscritos en septiembre del 2015 por las 193 naciones en la Asamblea General de las Naciones Unidas junto con las 169 metas, serán totalmente inalcanzables si no se cambia el modelo y orden de cosas en el mundo. Para lograrlo se requiere, entre otras cosas, no de una mejor educación, sino una nueva educación centrada no en la enseñanza, sino en el aprendizaje significativo que conlleva a aprender a desaprender para reaprender y emprender. Una educación integral que es diferente a la simple instrucción.

La biotecnología, la nanotecnología, la infotecnología, la cognotecnología, la robótica y la ciencia espacial en relación sinérgica con los saberes ancestrales son de gran valor para la salud, educación, ingeniería e infraestructura, el medio ambiente, la producción de alimentos sanos e inocuos y en las cantidades requeridas para alimentar al mundo, el comercio y los servicios, la comunicación y el intercambio cultural a nivel mundial, para la recreación, el buen vivir, etc., pero para que todo esto sea sostenible, se tiene que sustentar el desarrollo con sólidos valores humanos y una visión holística que nos permitan avanzar hacia una sociedad más justa, más equitativa, más solidaria, más pacífica, más sostenible y verdaderamente humana.

Si no es así, todo el avance científico y tecnológico ampliaría las ya enormes e inaceptables brechas de injusticia e inequidad existentes, y por este camino, con la disrupción tecnológica, la internet de las cosas, la robótica y la inteligencia artificial, que son una realidad presente, pero en permanente y exponencial evolución y con la singularidad tecnológica, podrían ser utilizadas para dominar al mundo, sojuzgando a las grandes mayorías de la sociedad y pasando de una explotación inhumana, a la irrelevancia de millones de personas que no estén debidamente preparadas para un mundo en el que la Inteligencia Artificial será Omnipresente.

En este contexto, es importante citar lo expresado por el Secretario General de la ONU, António Guterres; “Debemos aprovechar el potencial de la Cuarta Revolución Industrial, y protegernos, al mismo tiempo, de los riesgos que plantea. Este es probablemente el reto más difícil que vamos a tener en las dos próximas décadas”.

Ya sea por razones religiosas, espirituales, políticas, ideológicas, económicas, sociales, o por cualquier otra, es necesario que el mundo cambie; pero no basta con que cada uno, por la razón que sea, quiera o crea que el mundo debe cambiar, no, el cambio comienza con cada uno de nosotros y debe continuar a lo largo de nuestras vidas, a pesar de que, como lo dijo la Madre Teresa de Calcuta, “a veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería mucho menos si le faltara una gota”.

Debes ser el cambio que deseas ver en el mundo” (Mahatma Gandhi)