El éxito y el triunfo no son necesariamente para quien nunca se cae

Cada día comprendo mejor que el éxito y el triunfo no son necesariamente para quien nunca se cae, sino para quien aun cayéndose "n" veces es capaz de levantarse "n+1" veces y seguir siempre adelante. Y que entre más duras y adversas sean las condiciones que se nos presenten, mayor tiene que ser la fe, el optimismo y la determinación para no claudicar y seguir.

Teniendo presente, además que cuando más cansados estamos, es cuando más cerca estamos de llegar a la meta y que el acero y el hierro para tener la elevada resistencia que tienen y ser de gran valor y utilidad, son fundidos a elevadas temperaturas.

Aunque todos esperamos obtener los mayores y mejores resultados de nuestra labor, cualquiera que esta sea; pero a como lo dijo Mahatma Gandhi: Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”.

Creo firmemente en que todos tenemos algo o mucho que aportar, indistintamente del color de nuestra piel, raza, religión, ideología, condición económica y posición social.

Desde cualquier punto geográfico del planeta donde nos encontremos, ya sea en el campo o en la ciudad, todos podemos aportar en la construcción de un mundo mejor, en el que seamos actores y no instrumentos del futuro y por eso he titulado mi primera entrada “No te preocupes por un mundo mejor, ocúpate de hacerlo realidad”.

En este contexto es importante recordar lo expresado por la poeta chilena Gabriela Mistral: “Donde haya un árbol que plantar, plántalo. Allá donde haya un error que enmendar, enmiéndalo. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú.

Las columnas vertebrales de mi blog A continuación, les comparto las premisas que serán la columna vertebral de mi blog:

1. Es ineludible trabajar por una profunda transformación de la educación para la emancipación y el desarrollo.

2. Se debe promover la ciencia con conciencia, a como lo expresó sabiamente el Papa Juan Pablo II.

3. Se debe impulsar la tecnología, innovación y emprendimiento, en relación sinérgica con los saberes ancestrales, como motor del cambio. Respeto, tolerancia, orgullo y humildad, unidad en la diversidad; por el bien común, la convivencia y la paz.

Su servidor y amigo, Francisco Telémaco Talavera Siles. Uppsala, Suecia.